Vegetarianismo

VEGETARIANISMO

La mayoría de los humanos se alimenta con animales que tienen tanto deseo de vivir como nosotros, y quien lo dude no tiene más que observar su desesperación al luchar por su vida. El vegetarianismo es la opción más poderosa no solo para proteger a los animales, sino a la salud y al medio ambiente.


Qué mejor que hablar de vegetarianismo en el mes que publicamos el jainismo, la religión de la no violencia. Pero abstenerse de comer animales no es exclusivo de un credo, y la prueba es que cada vez hay más vegetarianos en el mundo. “La comida no vegetariana no sólo afecta el cuerpo del hombre, sino que también tiene efectos nocivos sobre la mente. Es cruel matar animales inocentes para llenar nuestros estómagos. Dios está en cada criatura, por lo tanto, ¿cómo pueden causar semejante dolor? Los animales no vinieron con el propósito de suministrar alimento a los seres humanos, sino para llevar a cabo sus propias vidas en el mundo. Al consumir carne desarrollamos enfermedades y mentalidades bestiales”, advierte Sathya Sai Baba.

TRES MOTIVOS, UNA MISMA PRÁCTICAAlgunos se abstienen de comer carne por salud. Incluso muchos premios Nobel se han convertido en difusores y practicantes de una alimentación que no incluye cadáveres, por la lentitud nociva del proceso digestivo que nos hace perder la mayor parte de la energía metabólica del día, y por la acumulación de grasas animales como principal causa de mortalidad, además del tema antes no reconocido -y ahora vox populi-, de la generación de cánceres varios (ver “El veneno nuestro de cada día” de esta sección).
Otros lo hacen para proteger al medio ambiente: la industria de la carne y derivados es una de las más perjudiciales para el planeta. Según la ONU, “la mayor generadora de gases de efecto invernadero: dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y amoníaco, es la industria de la carne”.  Además, la FAO (Food and Agriculture Organization, dependiente de la ONU) asegura que también es “la principal causa de deforestación para crear pastizales y cultivos forrajeros, dado que la ganadería utiliza el 30 por ciento de la superficie terrestre y ocupa el 33 por ciento de toda la superficie cultivable destinada a producir forrajes. Al mismo tiempo, los frigoríficos, las curtiembres y sus industrias derivadas contaminan el agua, el aire y la tierra”.
Hay otros cuya principal razón (nunca es una sola) es no querer participar del crimen silencioso pero diario contra aquellos que, a diferencia de nosotros, no tienen voz.
En los tres casos, la práctica es la misma: no violencia. No violencia con el organismo cuerpo-mente, no violencia con la Tierra, no violencia con los animales. Esta triple concurrencia tiene su lógica: si todo es Uno, lo que es cierto para la ley del corazón lo es también para las leyes de la naturaleza.


LA TERCERA LEY

Hay una tercera ley, la ley del karma, sutil para los sentidos pero no por eso menos eficaz. Este es el cuarto tipo de violencia que evitamos al abstenernos de la carne y sus derivados: el mal karma que nos generamos a nosotros mismos. Desde un punto de vista físico, el animal sufre por estar siendo asesinado y la cantidad de adrenalina que despide ante el estrés hace que la carne sea aun más venenosa para el que la consume. Por otro lado, quien lo mata recibe una perturbación energética que le produce a su vez violencia, agresividad, y un karma residual muy duro. Por último está quien lo consume, que capta en menor grado pero en forma inevitable el karma negativo de la matanza del animal.

¿QUÉ ES EL ESPECISMO?

“Las creencias no son los únicos apoyos éticos que tenemos. También podemos apoyarnos en nuestros corazones”. J. M. Coetzee, premio nobel de literatura

Muchas veces lo que nos lleva a actuar son nuestras creencias, y algunas están tan escondidas que no somos conscientes de ellas. “Especismo”, comparable al racismo, es el término que usan las asociaciones protectoras de animales para explicar la violencia que ejerce una especie que se cree superior –la humana- contra la animal, a la que considera inferior.
Esta violencia no es exclusiva del momento de la matanza. Los criaderos de pollos tienen aves que nunca caminan ni ven el sol. Suelen colocar cuatro gallinas en una jaula que mide apenas 40 centímetros de ancho. En este espacio minúsculo, las aves no pueden estirar sus alas o piernas, y no pueden satisfacer pautas de comportamiento normales o necesidades sociales. Al frotar constantemente contra las jaulas del alambre, sufren de pérdida severa de la pluma, y sus cuerpos se cubren con contusiones y abrasiones.
En palabras de J.M. Coetzee, Premio Nobel de Literatura:
“Un esclavo: un ser cuya vida y cuya muerte están en manos de otro. ¿Qué otra cosa son el ganado, las ovejas y los pollos? Nadie habría soñado siquiera con los campos de exterminio si antes no hubieran existido las plantas de procesamiento cárnico”.Incluso aunque seamos superiores a los animales –y seguramente lo somos en poder- este poder, en todo caso, debería ser utilizado para protegerlos y no para abusarnos.

 

EL HOMBRE ¿CARNÍVORO POR NATURALEZA?

La comida vegetariana no solamente es un placer para el paladar, sino que es buena para la salud. Para comprobarlo basta con leer los artículos de nuestra sección de “Alimentación, salud y espiritualidad”, que brindan información y recetas para una dieta balanceada. Lo cierto es que numerosos estudios demuestran que los vegetarianos tienen sistemas inmunológicos más fuertes que los carnívoros. Estos últimos presentan una tendencia mucho más alta a morir de afecciones cardíacas, y son un 40 por ciento más propensos a tener cáncer. Desde un punto de vista psíquico, la carne aumenta la adrenalina y reduce la serotonina cerebral, lo cual aumenta la ansiedad, el estrés, la angustia y el insomnio. Otros efectos del consumo de carne y productos derivados son la diabetes, artritis, osteoporosis, colesterol, presión arterial alta, infartos, obesidad, asma, impotencia… y la lista sigue. ¿Será que la carne no es compatible con los humanos? Veamos qué dice la tabla:

Comparaciones fisiológicas

Animales carnívoros

Animales herbívoros-Frugívoros

(vegetarianos)

 

Humanos

No transpiran. Eliminan el calor principalmente por la boca mediante el jadeo.

Transpira por los poros de la piel.

Transpira por los poros de la piel.

Tiene garras

No tiene garras

No tiene garras

Dientes puntiagudos y filosos para desgarrar la carne, no posee molares planos para mascar.

No tiene dientes delanteros puntiagudos, tiene molares planos posteriores para mascar.

No tiene dientes delanteros puntiagudos, tiene molares planos posteriores para mascar.

Su intestino es tres veces más largo que su cuerpo, así la carne en descomposición se elimina más rápido.

El intestino es de diez a doce veces el largo del cuerpo, por lo tanto tiene un largo proceso digestivo.

El intestino es de diez a doce veces el largo del cuerpo, por lo tanto tiene un largo proceso digestivo.

Posee un poderoso ácido clorhídrico en el estómago para digerir y procesar la carne.

Ácidos estomacales veinte veces más suaves que en los carnívoros.

Ácidos estomacales veinte veces más suaves que en los carnívoros.

 

GRANDES REFLEXIONES DE GRANDES HOMBRES


Por último, compartimos estas inspiradoras frases de los sabios, santos y genios de todos los tiempos.

“Llegará un tiempo en que los seres humanos se contentarán con una alimentación vegetal y se considerará la matanza de un animal como un crimen, igual que el asesinato de un ser humano. Llegará un día en el que los hombres como yo, verán el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre. Verdaderamente el hombre es el rey de las bestias, pues su brutalidad sobrepasa la de aquellas. Vivimos por la muerte de otros. Todos somos cementerios”. Leonardo Da Vinci


“¿Cómo pueden asesinar y devorar despiadadamente a esas adorables criaturas que mansa y amorosamente les ofrecen su ayuda, amistad y compañía?”.
San Francisco de Asís


“Siento que el progreso espiritual nos demanda el que dejemos de matar y comer a nuestros hermanos, criaturas de Dios y sólo para satisfacer nuestros pervertidos y sensuales apetitos. La supremacía del hombre sobre el animal debería de demostrarse no sólo avergonzándonos de la bárbara costumbre de matarlos y devorarlos sino cuidándolos, protegiéndolos y amándolos. No comer carne constituye, sin la menor duda, una gran ayuda para la evolución y paz de nuestro espíritu”. Gandhi

 

“Mientras seamos las tumbas vivientes de bestias asesinadas, ¿cómo podemos esperar condiciones ideales sobre esta tierra? El domingo oramos pidiendo que la luz ilumine nuestro camino. Estamos cansados de guerras, no queremos más combates, pero sin embargo, nos atiborramos de cuerpos muertos”. George Bernard Shaw


“Una vaca o una oveja que yacen muertas en un prado son consideradas carroña. El mismo cadáver en una carnicería se considera comida”.
Dr. Kellog


“Si un hombre aspira sinceramente a vivir una vida más amorosa y espiritual, su primera decisión debería ser la de abstenerse de comer carne”. León Tolstoi

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.